7 may. 2011

¿Qué es el Pensamiento Crítico?





El termino “Pensamiento Crítico” se utiliza de una u otra forma a través de este blog, pero surge la pregunta, ¿qué significa?. Algunos pueden tener la idea que este consiste en la detección de fallas en los argumentos de los demás, pero esto no es totalmente cierto, como regla general podemos decir, que el pensamiento crítico implica el desarrollo de cierta distancia emocional e intelectual entre tu y las ideas, ya sean tus ideas o las de los demás, con el fin de evaluar mejor la verdad, validez y razonabilidad.

El pensamiento critico es un mecanismo para desarrollar evaluaciones confiables y racionales acerca de lo que es mas razonable creer o no creer. El pensamiento critico usa las herramientas de la lógica y de la ciencia, ya que los valores del escepticismo están por encima de la credulidad o el dogmatismo, la razón por encima de la fe, la ciencia por encima de la pseudociencia y la racionalidad por encima de las ilusiones. El pensamiento crítico no garantiza que lleguemos a la verdad, pero hace que llegar a ella sea mas probable que con cualquiera de las otras alternativas
Explicar el pensamiento crítico puede ser mas fácil si lo hacemos a través de algunas de sus características claves:








Apertura de mente: La persona que desee pensar críticamente acerca de algo, independientemente de lo que sea, incluso política o religión, debe ser de mente abierta. Esto implica que consideremos la posibilidad, no solo que los demás estén en lo cierto, si no que uno mismo puede estar equivocado. Con mucha frecuencia las personas se enfrascan en discusiones sin detenerse a pensar en ningún momento la posibilidad que se puedan estar equivocadas.
Por supuesto, tampoco se debe ser demasiado “abierto”, por que todas las ideas no son igualmente validas o tienen la misma probabilidad de ser ciertas, a pesar que técnicamente se debe permitir la posibilidad que cualquiera pueda estar en lo correcto, aun tenemos que exigir evidencias que apoyen sus reivindicaciones, si no puede hacerlo, esta justificado rechazarlas y actuar como si no fueran ciertas.
Diferenciar los pensamientos racionales de los no racionales: Incluso a veces, cuando consideramos que tenemos razones lógicas para aceptar una idea, es posible que también tengamos razones psicológicas o incluso emocionalmente mal enfocadas para la aceptación de esta, y de forma inconsciente, no notamos que algunas de nuestras "supuestas" razones lógicas pueden no serlo tanto - es importante por lo tanto para un pensador crítico, aprender a separar los dos, por que algunos pensamientos emocionales pueden interferir en el correcto razonamiento.
Esta es una de las mas complejas y difíciles características del pensamiento critico, ya que esta, implica en ser capaces de enfocar nuestras ideas o creencias mas preciadas de carácter subjetivo, y estar dispuestos a enfocarlas de una manera escéptica, y a si mismo estar dispuestos a dejarlas de lado, si no pueden sostenerse luego de una evaluación lógica y un correcto razonamiento.
Argumentar a partir de los conocimientos, no desde la ignorancia: Debido a que a menudo tenemos una inversión psicológica emocional o de otro tipo en nuestras creencias, no es raro que las personas de forma prematura, traten de defender estas creencias, independiente si la lógica o la evidencia en que las soportan es débil. De hecho, muchas veces las personas defienden una idea, aunque en realidad no saben mucho de ella – claro, ellos creen que si - .
Por el contrario, una persona que intenta practicar el pensamiento crítico, trata de evitar asumir posiciones sobre las que no tiene suficientes criterios de evaluación. Esta persona debe estar dispuesta a permitir que alguien que no está de acuerdo con su posición pueda enseñarle algo importante, y abstenerse de discutir una posición si es ignorante de los hechos importantes o relevantes.
Probabilidad no es certeza: Hay ideas que son probablemente ciertas e ideas que son sin duda ciertas, pero si bien, es bueno tener una idea que pertenezca al ultimo grupo (ideas sin duda ciertas), debemos entender que este último grupo es mucho más pequeño que el primero (ideas probablemente ciertas). No podemos estar absolutamente seguros de muchas cosas - sobre todo las que son el centro de muchos debates.
Cuando una persona ejerce el pensamiento crítico y el escepticismo, siempre recuerda el hecho, que al poder demostrar una conclusión como probablemente verdadera, no quiere decir que ha demostrado o pueda demostrar que es totalmente cierta. Algunas verdades requieren firme convicción, pero las verdades probables sólo requieren convicción provisional – es decir, debemos creer con la misma fuerza que la evidencia y la razón lo permitan.
Evitar malentendidos lingüísticos: El lenguaje es una herramienta compleja y sutil. Nos permite comunicar todo tipo de ideas, incluyendo ideas nuevas, pero la misma sutileza y complejidad lleva a todo tipo de malentendidos, ambigüedades y vaguedades. El hecho del asunto es, que lo que creemos que estamos comunicando podría no ser lo que otros están entendiendo, y lo que estamos entendiendo puede no ser lo que otros tienen la intención de comunicarnos.
El pensador crítico, ha de evitar la existencia de ambigüedades, imprecisiones y malentendidos en sus comunicaciones. Una persona que trata de pensar de manera crítica debe esforzarse por eliminar factores que limiten la comunicación - por ejemplo, tratar de tener claramente definidos los términos principales desde el principio, en lugar de permitir un debate en el cual la gente usa las mismas palabras para hablar acerca de conceptos completamente diferentes.
Evitar Errores Comunes: La mayoría de la gente puede razonar lo suficientemente bien como para salir adelante en su vida cotidiana pero llegan hasta aquí, pero si esto es suficiente para sobrevivir, ¿por qué invertir tiempo extra y trabajar para mejorar el pensamiento hasta hacerlo crítico? Las personas que deseen tener un alto nivel de certeza en sus creencias y un buen razonamiento, no pueden conformarse con lo mínimo sólo para desenvolverse en la vida cotidiana – claro que para ello se requiere educación y  mucha práctica.
Con este fin, el buen pensamiento crítico requiere que una persona se familiarice con las falacias lógicas comunes que la mayoría de la gente comete en uno u otro momento sin darse cuenta. Las falacias son errores en el razonamiento que aparentan ser buenos argumentos sin serlo, la práctica del pensamiento crítico debe ayudar a las personas a evitar cometerlas y ayudar a identificarlas cuando aparecen en los argumentos de los demás. Un argumento falaz, no es válido para aceptar una conclusión, por lo tanto, siempre que se cometen falacias, los argumentos serán débiles



Aprender a evaluar las fuentes de información: cuando obtenemos algún tipo de información, normalmente le asignamos la credibilidad dependiendo de mi propio deseo que sea cierto, entonces le damos el carácter de verdadero solo cuando estamos de acuerdo o me gustaría que fuera cierto, y lo consideramos falso cuando no estamos de acuerdo, esto crea un circuló vicioso, por que me lleva a reforzar una idea como verdadera independientemente si lo es o no, un pensador critico esta dispuesto a evaluar de forma correcta las fuentes de información y determinar su grado de certeza 
No sacar conclusiones apresuradas: es frecuente para las personas ir rápidamente a la primera conclusión  o la mas obvia, en cualquier tipo de interrogante, pero el hecho es que la conclusión “mas” obvia no necesariamente es la correcta. Lamentablemente, una vez que alguien adopta una conclusión, es muy difícil que la abandone a favor de otra, después de todo, nadie quiere equivocarse, ¿o si?
Precisamente, por esta dificultad que implica aceptar el error y cambiar de posición, el Pensador Crítico, es muy cuidadoso al sacar conclusiones, esto no significa que no debe hacerlo o evitar la mas obvia, significa que no debe aprobar una idea como cierta, hasta que otras opciones no han sido consideradas y descartadas.
De la misma forma un pensador crítico debe ser capaz por difícil que esto sea, en abandonar una idea, si aparece nueva evidencia lo suficientemente fuerte debe estar dispuesto a cambiar o revaluar su creencia.
Estos son algunas de las características necesarias, que las personas deben cultivar para lograr pensar de forma realmente crítica acerca de las cosas, no se requiere un titulo en filosofía o ciencia para llegar a ser un pensador crítico, se requiere profundizar en algunos aspectos, Como las falacias o los procesos de razonamiento, pero no son nada que una persona promedio no pueda manejar
Algunos aspectos como la lógica, el manejo del azar y las probabilidades, o un adecuado sistema de análisis pueden parecer difíciles, pero al final es posible  lograrlo, y es cuando la práctica demuestra su utilidad, usted no necesita aprenderse un listado de tipos de falacias (aunque puede hacerlo), pero si debe conocerlas, para que, en el momento que se encuentre con un argumento pueda tomarse el tiempo para evaluarlo cuidadosamente y aprender a detectar las falacias que este pueda tener, cuando mas frecuentemente lo haga, mas fácil será, y al final usted recordara los nombres de las falacias solo por rutina.
Lo mismo puede pasar con algunos conceptos de la lógica básica o la teoría de las probabilidades, ya que con algunas lecturas al respecto y pensar en ellas cuando desarrolle su pensamiento o evalúe diferentes argumentos (incluyendo los propios) puede llevarlo a convertirlo en un habito, uno muy útil.

1 comentario:

  1. Carmen Enoe Mata4 de junio de 2012, 3:48

    Excelente artículo.

    Me gustó este concepto sobre el pensamiento crítico: "Es el desarrollo de cierta distancia emocional e intelectual entre tú y las ideas, ya sean tus ideas o las de los demás, con el fin de evaluar mejor la verdad, validez y razonabilidad".

    Para un Líder es sumamente importante tener pensamiento crítico, para evitar grandes equivocaciones; para esto es necesario que no acostumbre a sacar conclusiones apresuradas,tomando en cuenta que no siempre lo obvio es lo cierto; esto significa que no debe aprobar una idea como cierta, hasta que otras opciones no han sido consideradas y descartadas; más aún, debe estar dispuesto a cambiar o revaluar su creencia o idea si aparece una nueva evidencia lo suficientemente fuerte y más convincente.

    ResponderEliminar